En un terreno con mucha pendiente hicimos esta terraza con estructura y barandilla de hierro. La tarima es de madera de ipe, una madera que aguanta perfectamente la humedad. Esto disipar las dudas de los clientes con la durabilidad de la madera debido a la orientación norte de esta terraza. Ahora han ganado una terraza con vistas a la montaña de Sant Llorenç del Munt, con La Mola integrada en un entorno en el parque natural.