Esta pequeña terraza con pocos cambios se ha convertido en una preciosa terraza muy acogedora.

Se ha pintado, se ha cambiado la valla y se ha construido un armario exterior con puertas correderas. La colocación de las plantas y su mesita de madera y sus puntos de luz ha hecho que el dicho popular “No es más rico el que más tiene, sino el que mejor lo aprovecha”, se hiciera realidad.