2020 será un año que quedará grabado en nuestras vidas, porque nos hemos tenido que adaptar a una nueva manera de vivir, y el teletrabajo se ha convertido en nuestro día a día. La necesidad a menudo origina cambios en nuestras nuestros hogares, y en esta casa unifamiliar de varias plantas el desván se ha convertido en despacho y la terraza solarium en una zona de juegos para los niños.

La seguridad era un punto importante y por eso hemos hecho esta valla con altura, además de la instalación del césped artificial. Ahora los pequeños ya pueden jugar con libertad y los padres pueden teletrabajar tranquilamente.