La hora del recreo es uno de los momentos más deseados del día para los más pequeños, y sabemos la cantidad de caídas que pueden sufrir por sus ansias de jugar, correr, saltar y disfrutar con sus compañeros. Siempre una caída será mejor sobre un suelo blando que en un suelo duro y de tierra, y por eso cada vez hay más escuelas, guarderías y parques infantiles que eligen la opción del césped artificial, porque saben que los padres deseamos el mejor para nuestros hijos.

El patio de esta escuela hasta ahora era todo pavimentado con un suelo duro y frío, y ahora hemos hecho una pequeña zona con césped artificial y también se han realizado unas gradas y se ha forrado una parte de la pared con madera sintética.