Se ha reformado esta azotea del barrio de Sant Gervasi de Barcelona. Ha pasado de ser una azotea antigua a convertirse en un pequeño rincón para disfrutar de las vistas de la ciudad, mirando el cielo, el sol y las estrellas.

Todo él se ha construido con madera sintética y en una de las paredes laterales se esconde una jardinera.